“No les enseño técnicas marciales
sino a vivir por la no violencia.

El verdadero Budó es una obra de amor
que cuida afectuosamente todas
las manifestaciones de la naturaleza
con un espíritu de reconciliación.

El Aikido no se apega a nada,
se dedica al crecimiento de todos los seres
y trabaja para la plenitud del Universo. ”

O Sensei Morihei Ueshiba

error: ¡El contenido está protegido!
es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish