Después de realizar los movimientos de Misogui (purificación) y de que el profesor ha dado las indicaciones para realizar el movimiento que será efectuado, debemos saludarle en seiza desde nuestro lugar e inmediatamente formar pareja con alguno de nuestros compañeros para realizar dicho movimiento. La forma en que debemos invitar a un compañero a practicar, es mediante un saludo más y con la expresión ONEGAISHAMASU (palabras que en Aikido, manifiestan nuestra cortesía y deseo de practicar), cuidando que dicho saludo, lo efectuemos ambos desde la misma posición. Es decir, ya sea en seiza o de pie.

Cada vez que el Profesor detenga la clase para darnos alguna indicación con   la   expresión   Yame   (Atención),   se   agradece   rápidamente   al compañero con quién estabamos practicando con un saludo Ritsurei o zarei  y  diciendo  ARIGATO  GOSHAIMAS,  lo  cual  significa GRACIAS. Inmediatamente  nos colocamos en seiza en el lugar que nos corresponda dispuestos a atender la explicación del Profesor. Una vez que termina sus indicaciones y  nos  pide  que  continuemos  con  la expresión JAYIME, buscamos de nuevo pareja y seguimos practicando. Es importante tratar de practicar con diferentes personas en cada oportunidad, con el fin de sentir varias energías. El acostumbrarnos sólo a algunos compañeros, a la larga no resulta positivo para un real desarrollo.

Cuando el profesor tiene la atención de detener únicamente nuestra práctica para darnos alguna enseñanza más personal, debemos darle espacio para que pueda mostrarnos el movimiento, colocándonos rápidamente en seiza a una distancia prudente. Aquí es importante observar atentamente  para  aprender  y  captar  lo  mejor  posible  su enseñanza y no hacerle repetir, ya que si él observa una mínima distracción, o que aún con varias veces no entendemos lo que esta explicando, lo más probable es que no siga intentando que aprendamos y no volveremos a tener una oportunidad así en un buen tiempo. Cuando finaliza su explicación, le agradecemos con un zarei y rápidamente continuamos la práctica con nuestro compañero en turno, intentando aplicar de inmediato lo que nos enseñaron. Normalmente el profesor antes de retirarse, nos observará para verificar que hemos aprendido la lección o que por lo menos estamos tratando de aplicarla.

Por: Fernando Román & Milton Nasimba(M:.N:.)

error: ¡El contenido está protegido!
es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish